Deshaciendo las maletas

Aviso para navegantes. Se avecina una tormenta. Una tormenta de lágrimitas. Porque pienso ponerme sentimental y todo en esta entrada. Pero al final.

Esta mañana me desperté como de costumbre, antes de que el resto del vecindario amaneciese. Aproveché para acabar de colocar cada cosa en su sitio -no puedo poner fotos porque la batería de la cámara está cargándose- y hacer unas reclamaciones sobre el estado deficiente de mi apartamento de lujo. En primer lugar la cocina. Hoy cuando puse la cafetera (que tanto se había hecho esperar) noté que los fogones hacían chispas constantes. También la puerta de mi habitación rasca el suelo. El tapón de la bañera no cierra.

El superintendente, como se hace llamar (este no lleva gorro de Columbia, sólo una camiseta) vino enseguida. Arregló lo de la bañera, la puerta dice que vendrá a cortarla, y me explicó como funcionaba la cocina (sí, el problema era mío, no de la cocina). Mañana vendrá a arreglar el aire acondicionado, creo.

La verdad, son personajes demasiado cómicos. A veces me pregunto si no será una broma. El superintendente se pasó toda la dichosa tarde mandándome mensajitos. Y uno de los porteros ahora me acaba de llamar a mi habitación para que bajase al hall. Resulta que me habían dejado una tarjeta (el superintendente) para que pueda ir en el autobús gratis. Se dedicó a hablarme en un inglés del renacimiento como si fuera una marquesa. De hecho hizo movimientos con las manos de cortesía. Poco le faltó para la reverencia. Casi me recuerda a las situaciones inverosímiles de China.

Había problemas con Internet en el edificio así que fui al campus, allí quedé con algunos becarios. Pasar la mañana con ellos fue muy agradable, compartir las experiencias de estos primeros días con gente que merece tanto la pena es un lujo. Y eso comentábamos en el café (el café a pesar de llamarse Expresso nosequé era malo), que habíamos congeniado muy bien. Todos y cada uno de ellos tienen algo de lo que puedes aprender. Hoy por ejemplo, descubrí que puedo hacer clases de teatro en la universidad. Es decir, que puedo apuntarme a asignaturas extras porque no tienes límite.

Bed, Bath and Beyond fue mi siguiente destino. Está próximo al Lincoln Center, el núcleo musical y artístico de la ciudad: opera, ballet … , antes de entrar me di un paseo y me tomé un helado “cinnamon crunch”.

Ahora quiero descansar. Hacerme la cena y prepararme para mañana que ya me esperan ciertas aventuras que no pienso desvelar -de momento-.

Laura me decía, de manera muy acertada el otro día, que los primeros días en otro país te sorprendes hasta con los carritos de la compra, y la verdad es que cada día me van sorprendiendo más cosas. Supongo que llegará un momento en el que pasarán desapercibidas, qué lástima.

Pero dejadme que mencione algunas de vez en cuando.

La obsesión por el hielo. Todo tiene muchísimo hielo. Siempre. Aquí no es eso de la cocacola con dos cubitos de hielo y basta, con una rodaja de limón. No. Aquí los cubitos de hielo son más pequeños y te lo llenan hasta arriba. Sí, sé lo que estáis pensando “como en los cines de aquí” Pues sí, exacto, lo que pasa que aquí te lo hacen con todo, no sólo con los refrescos de sifón. Hoy con el café nos pusieron un agua ….

El barrio hasta me está gustando, su personalidad está saliendo a la luz. Por ejemplo, todo es judío, y todo está en hebreo. Todo es Kosher también. No falta el hummus en cada esquina. Y falafel. Pero, lamento decir que me trae algunas memorias nostálgicas.

Y por último ya, me emociona mucho saber que uno de mis seguidores es Andrés, que sé que me lee dormidito a través de su mamá. Además de ser afortunada por vivir en un apartamento de lujo (nótese la ironía), por estudiar en una universidad con mucho teatro, de contar con un grupo de becarios -y los acompañantes de estos- que están dispuestos a ayudar en todo momento, además de todo eso soy afortunada por mi familia, que los pobres no me han podido escoger, me tienen por obligación y, la verdad, disimulan muy bien, parece que me tienen por gusto. Muak!

 

 

 

En el BB&B compré las cosas que todavía me faltaban: un abrelatas, una papelera, un cuchillo de sierra… etc. Los newyorkinos son sorprendentes. Durante estos últimos meses me habían dicho que eran gente poco sociable, serios, bordes… y yo no me puedo quejar, y eso que me muero por quejarme (haha). Sin ir más lejos, la cajera, me preguntó a dónde me dirigía con la bolsa, y me elaboró una especie de bolso para colgar del hombro (con otras bolsas de plástico) y para que así las llevase más comodamente. El autobús que cogí enfrente de la tienda que me llevaba directamente al alojamiento resultó ser un bus de media distancia, así que con la MetroCard no venía incluido, pero, el conductor me lo explicó muy amablemente y me dijo que no le pagase, que no sabía como funcionaba. Te imaginas un conductor reaccionando así en un trayecto Tui-Vigo? ja!

 

4 pensamientos en “Deshaciendo las maletas

  1. M’estàs desmontant totes les teories (mig prejudicis) que tenia sobre els nord-americans!!! Continua així! Ah, i quan t’aparegui la companya de pis ja ho comentaràs, eh? Procedència, estudis, etc. CU!

  2. Ya ves los seguidores, van en aumento, hasta casi nos peleamos por quien lee primero, generalmente gente que va a USA, traen un concepto muy positivo de ellos, estoy loco por poder ir.

  3. Sabes….no te lo vas a creer pero esta noche le tuve que pedir a André un babero de los suyos…..!!!como te lo cuento!!!! y acordarte de nosotros, sobre todo de él desde tan lejos……. y escribirlo buuffff !!!que emocion!!!
    Bueno mi niña ya veo que cada dia estas mas instalada y en breve tu casa sera un hogar ahhhh por cierto dile a los neoyorkinos que mucho lujo en sus apartamentos,mucho lujo en sus universidades,bibliotecas e incluso de lujo las personas que te estas encontrando por el camino,pero que se vayan dando cuenta que el verdadero lujo es tenerte a ti ahí que te disfruten el tiempo que estes que va a ser algo temporal y te queremos recuperar…….
    Te queremos…….te esperamos

  4. Tengo que hacer tiempo… Me acerco a una playa y me tiro 15 mins en la arena y mierda! No tengo libro, don’t worry tengo una historia que seguir!! Mejor que muchoss libros!! Disfruta!!kiss.
    Sil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s