Resourceful (una universidad con muchos recursos)

Un día de aprendizaje. Dos refranes chinos aprendí nada más levantarme, uno de ellos es nuestro “donde fueres haz lo que vieres” y el otro es que más vale a veces un vecino cercano que un familiar lejano.

 

Mi biblioteca

Aprendí a imprimir en la biblioteca. Un sistema fabuloso, que se caracteriza principalmente por la gratuidad del mismo (nota a la universidad autónoma), ya que cada alumno podemos imprimir de manera gratuita un número determinado de páginas a la semana.

Además hice una consulta con los servicios de apoyo al estudiante de posgrado. Tienen un equipo llamado “anti-estrés” y organizan talleres y actividades para canalizar los nervios y la presión acumulada que suele ejercer esta universidad en sus alumnos. Tiene fama de dura, pero al menos tienen apoyo.

http://health.columbia.edu/services/alice/stressbusters

 

No sé si había comentado que tuve que realizar un examen sobre plagio online. También, necesitan documentación escrita y oficial de que sabes qué es plagio y sabes cómo evitarlo (ahora ya no hay excusa).

 

Recibí mis notas del examen de inglés, las cuales me eximen de realizar cursos de inglés extras, y también me impiden que ponga el inglés como “excusa” para hacer mal ciertos trabajos.

Me compré (alquiler de un año) una taquilla. Sí, exactamente como en las películas. En mi facultad. Pienso incluso decorarla con fotos y pegatinas. Probablemente de Shen Congwen y caracteres chinos… pero bueno, nada que envidiar a los Backstreet Boys.

El secretario de la facultad ya me conoce. Me tiene más vista que … no sabe lo que le espera, pobre. Menos mal que es joven y aún tiene paciencia.

Hoy tuvimos una reunión/presentación mucho más limitada, pues era sólamente para los estudiantes de mi master (tanto los de chino como los de japonés). Éramos muy poquitos y pudimos presentarnos todos. A saber. La presidió Haruo Shirane, el director.

Haruo Shirane

La mayoría de estudiantes son estudiantes que vienen de China a estudiar Literatura China, y adivinad qué, la mayoría quiere pelearse por trabajar con la misma profesora que yo. Por una parte, eso quiere decir que el hecho de que haya venido hasta aquí por ella merece la pena, pero también me ha despertado cierta inseguridad. No creo que pueda satisfacer todas las demandas. La mayoría, mujeres. Los 5 o 6 hombres que asistieron no figuran como posibles compañeros intelectuales. De momento.

Nos obsequiaron con café (americano), refrescos y un surtido amplísimo de bagels con diferentes quesos de untar. Las bagels son un producto típico americano, es más yo diría que muy especialmente de Nueva York. Son panecillos en forma de donut, de una masa más compacta y no es dulce. Suelen abrirse por la mitad y rellenarse de queso de untar, aunque también se pueden hacer tostados (con mantequilla y mermelada). Hay una amplia variedad de bagels de distintas harinas, y con o sin semillas, con frutos secos, con cebolla…. vamos como ahora nuestros panecillos, que los tenemos de soja, de sésamo, con semillas de amapola… igual.

La reunión fue la más enriquecedora de todas. Me quedé mucho más tranquila respecto a todas las dudas que tenía sobre las asignaturas, y mañana acabaré de resolverlas con mi orientadora. De todos modos, la ventaja del sistema americano, es que tendré, desde la semana que viene, un periodo que se llama “Shopping for Classes”. Consiste en que asistas sin compromiso a todas las clases que quieras, cojas el programa, hables y te entrevistes con los profesores, y después elijas qué asignaturas quedarte. Así que tendré que armarme de paciencia y esperar a asistir a las primeras sesiones para poder valorar con cuales me puedo quedar. Obviamente me interesan todas, pero si quiero rendir no puedo elegir más de 3, a lo sumo cuatro (eso es lo que han dicho en el departamento).

 

Mucho más relajada -después de haber tenido algunas charlas con mis competidoras- llegué a casa y estuve ociosa mientras conversaba con Ruoyang, que me contó algo que me dejó bastante impresionada. Resulta que los estudiantes chinos que quieren ir a universidades americanas contactan con un tipo de empresa que se encarga de sus solicitudes. Es decir, a cambio de, obviamente, mucho dinero, te entrevistan y luego investigan por ti en qué universidades tienes más posibilidades y cuáles se ajustan más a tu proyecto… Después también se encargan de los trámites burocráticos. Personalmente me tiene la pinta de ser una verdadera estafa. Un negocio literalmente fraudulento. Y sospechoso.

Asistí a mi primera sesión de cocina china. Ella se preparó una cena (a las 5.30 de la tarde) que consistía en “pollo a la cocacola” (dice ser una receta muy habitual) que se elabora con pollo salteado en cocacola (o pepsi en su defecto) y salsa de soja, col encharcada en agua con sal y arroz blanco.

¿Sabíais que en China escaldan las carnes antes de cocinarlas para sacarles “la sangre” y bacterias que pueda tener? Es decir, pasó el pollo por agua hirviendo antes de saltearlo. Otra curiosidad culinaria china es que tienen una norma. Las carnes han de cocinarse con aceites vegetales (aceite de girasol o de colza) y los vegetales han de cocinarse con grasas animales (mantecas derretidas, por ejemplo). Dicen que así se mantiene el “equilibrio”.

 

2 pensamientos en “Resourceful (una universidad con muchos recursos)

  1. La meva besàvia també feia “Pollo a la CocaCola”!!! Quina gràcia!!!
    Els bagels m’encanten… aix… els trobo a faltar tant! Quan vaig anar a SF en vaig menjar quasi cada dia per esmorzar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s