Supongo que ya iba siendo hora de que surgieran los contratiempos, si no todo sería pan comido, y no es eso a lo que hemos venido.

Pasé una noche un tanto insomne, supongo que por los nervios del examen.

Al llegar al campus me sorprendió un pequeño mercado de agricultores. Resulta que se ponen allí todos los jueves y domingos, con productos de sus huertos, a precios más o menos razonables, pero con una pinta realmente fresca y natural. Frutas deformes y llenas de olor, con raíces y hojas. Miel casera y polen. Panes de pueblo (al menos de aspecto)… en fin.

Me fui  al examen de chino saboreando un tomatito cherry que me regaló el agricultor. Un examen terrible. Dos horas y media. Gramática, redacción, comprensión auditiva, y comprensión lectora. Eterno.

Apenas tuve tiempo de comer algo y me dirigí a lo que sería lo mejor del día. El tour informativo de la biblioteca Butler. Podría escribir párrafos y párrafos eternos con lo que nos han explicado en 120 minutos, pero deduzco que no es del todo de vuestro interés, además tampoco me conviene despertar las envidias de los más eruditos.

Sólo decir que necesitaría los dos años que tengo pensado estar (de momento) para disfrutar de todos los recursos que nos ofrecen. Ahora entiendo por qué la universidad americana es tan tan tan sumamente cara. Y es que lo vale. No sólo porque tengamos veintipico bibliotecas en el campus, sino porque cuentan con recursos indescriptibles. Para empezar, además de libros, obviamente, tienen acceso a todos los periódicos y revistas y recursos electrónicos que os podáis imaginar, con salas especificas para acceder a todo esto. Además, tienen un departamento digital especial para que puedas guardar cualquier artículo que te interese, digitalizar páginas de libros (o incluso convertir un libro en E-Book) y quedártelo. Las bibliotecas te dan acceso a practicamente todo, de hecho, dejadme decir que he tenido entre mis manos una primera edición de un libro de Walt Whitman (Leaves of grass)

Por si fuera poco, tenemos un servicio que te permite conseguir cualquier documento, libro, película de cualquier biblioteca de las Universidades de la Ivy League (Yale, Princeton, Brown, Cornell…) en dos días. Y en un par de días más cualquier documento de cualquier biblioteca de Estados Unidos.

Eso no es todo. Además tienen una sala específica para hacer trabajos gráficos, con programas como Photoshop y del estilo. Programas también para crear bibliografías (de manera rápida y sencilla) y citar correctamente. Pero vale, ahora viene lo mejor:

La biblioteca tiene una serie de bibliotecarios (en todas las áreas de especialización) conectados a un chat constantemente, de manera que si tienes alguna duda se la preguntas mediante chat y te responden inmediatamente. Además, puedes pedir una cita con un bibliotecario especialista en tu área (en mi caso en estudios chinos) y te dedicará una hora a orientarte en cómo encontrar cosas que puedan servirte en tu investigación. Y, cada semana hay cursos sobre bases de datos, sobre las bibliotecas, sobre como escribir las referencias, sobre como encontrar recursos electrónicos. Todo incluido. Ahh… y puedes pedir que compren cosas. Bueno, y me dejo muchas más cosas por decir. El caso es que me quedé boquiabierta. Salí de allí y me dirigí inmediatamente a la biblioteca de Asia Oriental, y ¡conseguí localizar tres libros que me piden para una asignatura!.

Ire contando más cosas sobre el paraíso bibliográfico en el que estoy metida.

Normalmente, uno, cuando va a algún sitio sobre el que tiene muchas expectativas, como en mi caso al venir a Nueva York, no puede evitar cierta decepción. Nunca es todo como lo imaginábamos. Vale, pues en mi caso es casi al contrario. He de reconocer que yo elegí venir a Columbia no por la ciudad en sí (algo que me tiraba para atrás) sino por el programa de estudios concreto, y me atemorizaba un poco. Lo cierto es que no me esperaba encontrar con esto. Cada día estoy más satisfecha con la elección que he tomado.

Los resultados del examen estaban a las cuatro. Y nada… no me queda otro remedio que hacer la clase de “Advanced Chinese” lo cual cambia un poco mis planes. Tuve una sesión intensa con mi “orientadora” que se dedicó plenamente a mi caso personalizado. En conclusión dijo que si quería sacar verdaderamente provecho a una universidad de este calibre no podía sobreexponerme porque me arriesgo a tirarlo todo por la borda. El listado de asignaturas con el que me presenté le pareció sobrecogedor y me ayudó a tomar ciertas decisiones. En primer lugar, tengo que hacer la clase de Advanced Chinese, que es todos los días durante una hora. Eso implica abandonar Chino Clásico y Business Chinese (o posponerlo, más bien). Por otra parte tengo que dejar la clase de The digital in the Humanities, porque me tengo que centrar en otras cosas. The family in Chinese History bien. Y de las otras dos: la psicología de la raza y cine tengo que escoger una. Voy a ir a las dos la primera clase y decidirme. Y las tengo que hacer de oyente, de manera que no tendré que hacer exámenes para no presionarme demasiado, y tengo el beneficio de aprender igualmente. Queda pendiente la clase sobre escribir tesis. Tengo que ver la carga de trabajo.

Fue bastante productiva, creo que la mujer me comprendió, y es una persona que va a estar ahí durante el resto de mi programa ayudándome a tomar las decisiones correctas. Tiene razón, para poder disfrutar y aprender de toda esta experiencia necesito el tiempo. De qué me sirve tener maravillosos recursos si no me permito acceder a ellos?

La luna desde mi salón

Buenas noches.

 

Un pensamiento en “

  1. Primer de tot, dir-te que amb els primers paràgrafs dedicats a les biblioteques gairebé mullo la cadira (bé, no n’estic segura, ho miraré després). Segon, felicitar-te per l’orientadora que t’ha tocat. Suposo que sent orientadora en una uni tan bona deu estar acostumada a tractar amb estudiants brillants i deu saber què necessiten…i quan ho necessiten. Deu ser molt difícil per ella haver de canviar els plans i “trencar” les il·lusions dels estudiants de primer any, però si ho fa deu ser perquè és el més beneficiós per vosaltres, no? Crec que, tal com has dit, el primer any et servirà per aprendre moltes coses i molt bé, i els segon any ja podràs gaudir al 100% de les assignatures (i profes^^) que més t’interessin. T’imaginava en una classe de, no sé, arqueologia xinesa, on el profe us ensenyés una mostra de milers d’anys i tu la tiressis al terra tot dient “no me hagas perder el tiempo, sólo me interesa la siguiente classe, con Lydia”^^. Però això no t’impedeix fer d’stalker: pots dedicar aquest primer any a descobrir tots els seus secrets (e.g. on pren el cafè al matí, quin diari llegeix, quin és el seu compte de Weibo i QQ,…), jajajaja.

    Ja ens diràs com és la “compra” d’assignatures!!!! Segur que us tracten com a reis!!! Ah, i quan comenci la feina de veritat, explica’ns també com us exploten a cop de fuet, eh? Penja fotos de les marques!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s