Jaque Mate

Hoy me desperté con un (des) propósito. Ir a downtown. O, lo que es lo mismo, el centro. En el que todavía no había estado desde que llegué a NYC. Tras un intento fallido de Comunicación vía Skype con mi tía Carmen me dispuse a coger el metro (en vestido, otra vez) hacía la parada temida “42St Times Square”, no porque tuviese especial interés, sino porque era la parada más cercana al destino: New York Public Library. La biblioteca. 

Preciosa. Pero estaba cerrada. La biblioteca se encuentra en el Bryant Park y he aquí un motivo más por el cual quiero quedarme.

 

Bryant park es un parque pequeñito. Sin embargo, es pequeño sólo en tamaño, porque dispone de Grandes Iniciativas. Como todo parque tiene sus zonas verdes, sus flores, sus bancos, su chiringo.

Como no todos los parques, pero tampoco es que sea tan  excepcional, tiene un tiovivo. Una fuente. Ahá. También tiene un “rincón de lectura” Sí, como leéis.

Una zona con mesas especiales reservadas para “lectores” y con unas estanterías con los periódicos diarios y con libros (novelas, sección especial para niños).

También tienen otra zona destinada a partidas de ajedrez. Otra, a partidas de pin pon.

Una zona con juegos de mesa.

Y una zona infantil. Ah! se imparten clases de Yoga y Tai Chi de manera gratuita ciertos días de la semana. ¿He comentado que todo esto de manera gratuita?

Nueva York es una ciudad con muchos habitantes, sin embargo, todas estas “instalaciones” y actividades estaban en perfecto estado. Entendámonos. Si ponemos acceso libre a juegos de mesa en un parque en Tui… poco tardarían en a) desaparecer b) ser maltratados  c) …

El resto de la mañana, y parte de la tarde, la invertí callejeando. Mi intención era ir a la Japan Society, pero estaba cerrada. No importa porque encontré un tendedero amplio.

He comentado que los americanos prescinden de las persianas ¿no? Pues otra cosa de las que prescinden, es de los tendederos. Aquí no se tiende la ropa. Toda familia que se digne tiene una lavadora y una secadora. Y si no, cómo también es muy común ( o remítanse a una película de Coixet), la gente va a lavanderías, que están extendidas por toda la ciudad. Allí lavan y secan la ropa. Por lo tanto encontrar un tendedero de interior es misión imposible. Por suerte, encontré uno en un supermercado japonés.

Ya, para seguir el tono asiático del fin de semana, fui a Little Korea o Koreatown, que consta apenas de un par de calles.

Perfectamente ordenadas y distribuidas. Con tiendas de cremas koreanas (ver Olivia) y otras diversas delicatessen (Petit Baguette o Tous les jours).

Mañana es el día del trabajador aquí. Así que es un fin de semana “largo”.

Uno de los eventos que caracteriza este fin de semana es que es el día… de Brasil. Me encontré un mercado brasileño lleno de puestos con productos del país.

Todo eso acompañado de música y … vamos, carácter caribeño.

Mi día terminó redondo. Un café con unos vecinos: la chica peruana, Patricia, que ya os comenté, Alexandre un chico francés que también vive aquí en el Bronx, y Young Moon, un chico Koreano que estudia con ellos. Los tres hacen un Máster en Relaciones Internacionales, uno de los programas más fuertes de Columbia, y viven aquí. Son encantadores y estuvimos debatiendo la cuestión de las universidades americanas y la presencia de asiáticos en ellas. ¿Sabíais que en China, Japón y Korea, las empresas que se dedican a “solicitar” admisión en las universidades americanas a cambio de una “suma” razonable de dinero suponen uno de los negocios más fuertes?

En estos países asiáticos, al igual que en Estados Unidos, el “nombre” del colegio o universidad al que vayas va a marcar tu futuro. Especialmente en Korea. Es por eso que están dispuestos a cualquier cosa (en este caso contratar a una empresa que se dedica a esto) para intentar entrar en universidades de prestigio.

 

 

Un pensamiento en “Jaque Mate

  1. Però quina sèrie de despropòsits culturals!!! Mira que enganxar tot de coses tancades…Jo pensava que La Biblioteca no feia vacances. Totes aquestes activitats que comentes tenen molt bona pinta! És una molt bona iniciativa i, pel que sembla en les teves fotos, hi ha audiència! Falta veure quines activitats hi ha a l’hivern….potser tenen algun equivalent als nostres “centres cívics”.

    Per cert, acaba de tornar una amiga catalana dels EUA i m’ha comentat que allà tot és gros: la mida petita de gelat és com la gegant d’aquí, els tamburets són extragrossos i extrareforçats per soportar el pes de la “llibertat”, etc. És més, un dia es van demanar entre 3 una ració de “ribbs HUGE” i van quedar més que tips (Va resultar ser tot un lateral del costellam del porc!!!).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s