Soy hija única

 

Los genogramas son una especie de árbol genealógico, pero mucho, muchísimo más sofisticados. Intentan reflejar no sólo las posiciones de los miembros de la familia, sino también las relaciones entre ellos. Además de los datos básicos como edad, profesión, estado civil, incluyen información demográfica y étnica, poder adquisitivo, intereses, personalidad, y, cómo ya he mencionado antes, la interacción con los otros miembros familiares. También se ha de incluir información relevante como pudiera ser una enfermedad, habilidades o experiencias traumáticas.

Es curioso como las relaciones familiares son casi bipolares. Pueden ser de dependencia o independencia (en inglés fused or cut off). La reflexión más interesante es que son precisamente las que se caracterizan por “excesivamente cercanas, o buenas” las más perjudiciales para la salud mental de una persona. Cuando pensamos en por ejemplo, un estudiante universitario que desde que se ha mudado habla sólo una vez por semana con sus padres, tendemos a pensar que es triste comparándolo con aquel que llama constantemente y regresa cada fin de semana. Según los profesionales este tipo de relaciones dependientes generan unos lazos que pueden acabar creando conflictos. Cuándo el hijo no depende más de su madre que, antes o temprano, acabará ocurriendo, ésta pierde el “propósito” que se había otorgado en la vida y es incapaz de hacer cosas por si misma. Es importante mantener buenas relaciones sin generar excesiva dependencia. Es sentido común, pero los límites suelen ser más borrosos de lo aparente. Y hoy nos ofrecieron bastantes ejemplos de casos clínicos reales.

Así os quiero explicar, tal y como empezaba ayer, una metodología de enseñanza que caracteriza esta universidad. Basada no sólo en el diálogo, como ejemplificaba ayer, sino también en el ejemplo real y práctico.

Los terapeutas emplean el uso de genogramas para analizar conflictos y solucionar problemas, así como también para encontrar la raíz u origen de patologías. Lo que aparentemente semeja un árbol familiar aporta muchísimo, y puedes llegar a descubrir cosas increíbles sobre una persona haciendo su genograma. Respondiendo a tus preguntas, esa misma persona también descubrirá muchísimas cosas.

Todo esto encaja en el contexto de una clase en el que se intenta estudiar algunos paradigmas de la psicología de familias inmigrantes, en este caso Asiatico-americanas. La mayoría de alumnos de esta clase pertenece a esta comunidad, y dedicando parte de la clase a la elaboración de genogramas sencillos descubrimos algunas cosas ciertamente interesantes.

El profesor, una vez más, no imparte o enseña. Bien podría decir “las familias asiatico-americanas se caracterizan por tener una figura paterna estricta y esto se ve reflejado en blablabla…” si no que los alumnos descubren por si solos. Te dan las herramientas. Tú las pones en práctica. Tú aprendes.

Y te entra una gran satisfacción.

 

2 pensamientos en “Soy hija única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s