Punto y coma

La cosa se complica.

Por lo que parece, el año pasado esta fue considerada la universidad que “más” presión ejerce sobre los estudiantes de posgrado, y por lo visto quieren hacer justicia al apelativo.

Con esto no quiero entrar en quejas ni suspiros sobre la carga de trabajo que tengo, que para eso hemos venido y hasta me satisface.

Podrán culparme de muchas cosas, pero al menos nunca nadie me podrá acusar de no haber exprimido al máximo los recursos de esta universidad. No sólo voy a todas las conferencias que puedo, hago uso y abuso de las instalaciones como las bibliotecas y las salas de estudio, envío emails para que me resuelvan hasta la mínima duda, hago mis cien impresiones semanales, disfruto de los comedores del campus, incluso como ya sabéis he ido al médico y a una sesión con los terapeutas anti estrés.

 

Nunca he tenido este tipo de servicios a mi disposición, por eso ahora estoy intentando aprovechar todo lo posible. Por cierto, la semana que viene hay la opción de vacunarse contra la gripe. Allá voy. Toda precaución es poca.

Pues bien, hoy he probado uno de esos servicios que tiene esta universidad que no comparte con las nuestras: el “Writing Center”.

Primero, para poneros en contexto, he de decir que la mayoría de asignaturas tienen 3 evaluaciones. Una en octubre, una en noviembre y la final en diciembre. Normalmente durante estos periodos hay que entregar un trabajo escrito, que, dependiendo del profesor, suele ser de entre 5 y 20 páginas. Son trabajos normalmente que potencian la investigación individual. De esta manera, el estudiante adquiere competencias que le preparan para elaborar la tesis, también cierta metodología, y lo que es más importante, está de alguna manera obligado a exponerse a distintos temas con lo cual es posible que descubra el tema sobre el que quiere centrarse e investigar en el futuro.

 

 

Pues bien, estamos en el periodo de la primera evaluación. La semana que viene tengo que entregar numerosos trabajos, y también tengo algún parcial.

A pesar de poder sonar arrogante, tengo que decir que me siento bastante cómoda escribiendo trabajos en castellano (al menos, en cuanto a la expresión escrita se refiere) y nunca ha sido un tema que me haya preocupado demasiado en el ámbito académico. Sin embargo, cuándo empecé a redactar mi trabajo sobre la familia en China, descubrí algo que debería haber previsto. Me expreso fatal en inglés. Es decir, sí, se inglés, pero no me siento cómoda. No tengo recursos. No sé una cantidad enorme de sinónimos para manejarme con libertad, ni conozco expresiones que le den ligereza a mi texto. Me entró el pánico. Tengo que analizar unas canciones del folclore rural. Son unas canciones que cantaban las mujeres los días antes de casarse, se llaman “lamentos de novia”. Tradicionalmente en China, los matrimonios eran acordados mediante una “casamentera”, y en la mayoría de los casos la pareja no se conocía antes de casarse. Además, la mujer tenía que abandonar su familia e ir a vivir a casa del marido con sus suegros – que, en la mayoría de casos la veían como una persona de “fuera” y la trataban más como una criada-. Por lo general, los matrimonios se establecían entre familias de pueblos bastante distantes (para evitar cualquier tipo de previa relación de sangre) y eso significaba que, realmente, la mujer no volvía a ver a su familia. Por eso cantaban estos “lamentos” desgarradores en los que expresaban sus temores a la suegra, a tener que “dormir” con un hombre que no conocían de nada y que podía ser horrible -en todos los sentidos- , y sobretodo, abandonar a su familia e ir a una casa “extraña”. Para que os hagáis una idea, el matrimonio no era precisamente un motivo de alegría. Por aquel entonces el matrimonio era más bien un puro contrato que tenía más intereses económicos que otra cosa. Me estoy explicando mal, económicos para la familia de la novia, que recibía un dinero, pero para la familia del marido era una cuestión de “necesidad” para poder mantener el linaje.

 

Por cierto, los que podáis id al videoclub y alquilad la película “Sorgo Rojo”. Está muy bien.

En fin, sé que me estoy desviando. Ante el pánico, y dispuesta a reconocer mis debilidades y flaquezas, e incluso a humillarme, decidí concertar una cita con el Writing Center (Centro de escritura). Un centro donde estudiantes avanzados de Writing – aquí te puedes licenciar en escritura-, gratuitamente leen tu trabajo, te aconsejan etcétera.

El chico que me tocó era altamente agradable. He de decir que tenía un toque bohemio (y limpio) que le hacía bastante atractivo, y una mirada penetrante, pero creo que es característica de todo escritor atormentado que se precie. Leyó mi trabajo (que era un borrador que hice de prisa y corriendo) y me hizo sus sugerencias. La verdad, realmente útiles. Lo más interesante (para mi) fue que elaboré mi trabajo basándome en argumentos seguros, es decir, que sé que son verdad porque conozco fuentes de referencia. Sin embargo, en el último párrafo expuse un argumento un poco de interpretación de la canción libre, de pura cosecha propia, párrafo del cual me sentía bastante insegura porque no lo podía sustentar en ninguna fuente real.

Matt, el muchacho, (le llamo muchacho pero parece ser que trabaja como corrector en una editorial) me dijo que su parte favorita era el último párrafo, porque me mojaba y transmitía. Que debería ponerlo al principio. Que el resto de argumentos estaban bien, pero que no tenían sustancia, no aportaban demasiadas cosas buenas.

Todos me conocéis, y soy terrible aceptando críticas constructivas. Lo reconozco, lo siento, y pienso cambiarlo. Pero algo con lo que realmente me quedé satisfecha es con el tacto que el corrector hizo sus sugerencias y expuso los puntos en los que creía que flaqueaba mi trabajo.

Salí de allí bastante satisfecha, con ganas de aplicar las correcciones, y asumiendo (sin deprimirme) que tengo todavía mucho que aprender.

Y que soy una privilegiada, por tener recursos así.

 

Os extraño muchísimo

 

Os copio unas fotos así al tuntún que saco con mi mientras me distraigo y no estudio.

Un pensamiento en “Punto y coma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s