Más vale prevenir….

… que lamentar.

Siempre os comento que cada día que llego a la universidad me suelo encontrar con algo gratis. Un día es café, otro día es una biblia… bien… hoy nos han regalado ¡vacunas contra la gripe!

Cómo lo escucháis…

Cartel publicitario para que vayas a ponerte la vacuna.

Me costó decidirme, si os digo la verdad. La mayoría sabéis el temor que despiertan en mi las objetos punzantes. Cada vez que tengo un análisis sufro. La última vez que me puse una vacuna -antes de venir, la triple vírica y la tetánica- no me dejó dormir porque me inmovilizó el brazo.

Además, algunos me han advertido que la vacuna no es más que inyectar el propio virus, y si te hace reacción puedes sufrir una gripe bastante más fuerte. No suelo tener tendencia a pillar ni siquiera resfriados, así que, objetivamente, no la necesitaría. Pero, ¡es gratis! (por favor, nótese la ironía). Lo cierto es que lo que me hizo decidirme fue el hecho de que en un mes y poco que llevo aquí he pasado tres virus (dos de ellos calenturas labiales y lo de las anginas). Por lo tanto, creo que no estoy del todo protegida y más vale prevenir. No creo que mis estudios pudieran soportar mi ausencia. No me puedo permitir caer enferma. No me lo puedo permitir, ni quiero, desde luego.

Total, que he ido a ponerme la vacuna. Aquello parecía la cola del paro. Sobre todo porque te registraban nada más entrar y te preguntaban por tu pasada profesión.

Estudiantes y miembros del personal de la universidad esperando para la vacuna

Ayer fue Columbus Day. El día de Colón. Ha habido un poco de polémica porque también es el día de los indios americanos. Como es lógico, los descendientes de indios americanos no están del todo de acuerdo con llamar a su fiesta nacional “El día de Colón” por razones obvias. Pues bien, hemos tenido el debate en clase de chino. Aquel muchacho que elogiaba el otro día al partido republicano se dedicó a decir que el Colonialismos fue algo necesario y que si colón había matado a alguien había sido por su propio bien. Por la evolución de la “patria” Que si no hubiese sido por el colonialismo, “América” no existiría.

Cuando em encuentro con comentarios así, entiendo los prejuicios contra los norteamericanos. Es entonces cuando encuentro justificable las críticas malsonantes. Sin embargo, también he de decir que me supuso un gran alivio ver cómo respondían el resto de estudiantes americanos de clase. Avergonzados por los comentarios de su compañero, señalaron sin dilación que se equivocaba enormemente. Eso sí, de una manera demasiado educada para mi gusto. A mí se me caían los papeles de los nervios.

El profesor de LA familia a lo largo de la historia de China se ausentó ayer. No sin avisar previamente. Resulta que pilló la gripe -otro de los motivos que me incitaron a ponerme la vacuna-. En su email de “alerta” indicó que se sentía viejo.

Los que habéis pasado por la universidad recientemente seguro que durante el primer año habéis tenido la gran idea de “pedir prestado” el libro de determinada asignatura en la biblioteca. Habéis pensado… quizá pueda fotocopiar lo más interesante y ya está, así no me tengo que comprar el libro de 50 Euros. Con vuestras mejores intenciones, y cargados de confianza, habéis ido a la biblioteca y uh uh ¡sorpresa! no está. Consultáis en el catálogo -si tenéis suerte y tenéis un catálogo bien informatizado- y os informan de que el libro está prestado hasta dentro de 4 o 5 años. O desaparecido en combate, algo también muy común.

Pues bien. No aquí. Los libros de las asignaturas pasan automáticamente al mostrador con un número especial. Es decir, si buscas el libro en el catálogo te van a dar un “número”. Con este número puedes pedirlo en el mostrador y te lo prestan durante 2 horas que puedes hacer lo que quieras con él. Has de devolverlo. Y aquí, la gente devuelve los libros. Así que tenía que “comprarme” un libro para una asignatura, del cual sólo había que leer un determinado número de páginas. Así que decidí cogerlo en la biblioteca y fotocopiar las secciones pertinentes. En menos de 15 minutos tenía todo el material en mi poder. Lo nunca visto.

Hoy llueve. Es otoño y hace frío.

Dos señoras con las que me crucé esta mañana

Laura me dijo ayer. Fui a Nueva York, y recuerdo que en un momento me saqué los guantes y se me helaron los dedos y no los podía mover. “Pero Adriana, claro, era marzo …” ¿Claro? ¿En marzo? ¿Eso quiere decir que de ahora en adelante voy a sufrir el frío hasta despues de marzo? Casi me da un soponcio.

Llevo mis trabajos al día. Y estoy satisfecha.

 

 

Un pensamiento en “Más vale prevenir….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s