Feedback

Mi profesor llegó ayer a clase afónico y con dificultades para hablar en un tono de voz adecuado en una “lecture”. Sinceridad ante todo: es muy aficionado a ver los partidos deportivos. Durante estos días juega su equipo favorito (los de San Francisco, ya que nació allí) y dice que por eso, va a “bars” a ver el partido, y claro, allí tiene que levantar mucho la voz para animar a su equipo. Es un señor muy digno. Muy famoso en el departamento. Supongo que por eso se puede permitir el lujo de hacer tales declaraciones.

De alguna manera, hasta que uno no recibe sus primeras “notas” no sabe realmente qué tal -académicamente hablando- le va. Desconoces el sistema, la importancia que dan los profesores a según qué cosas, el nivel de exigencia. Hasta que no entregas algo, te dan los resultados con “feedback” no puedes evaluarte. “Feedback” es la palabra que empleamos aquí para referirnos al resultado pero con los comentarios / opiniones /críticas constructivas del profesor.

Hasta ahora sí que había recibido algunas notas. Sobretodo de chino, donde tengo más de un test por semana y bastantes ensayos por entregar. La verdad, me ha ido bien, lo que pretendía. Ha sido más fácil porque es una clase que tenemos diariamente y no tardé en “descubrir” qué busca la profesora.

Sin embargo, en el resto de clases todavía no sabía mi “nivel”, por decirlo de alguna manera. Os comenté que son clases en petit comité, en las que cada día el profesor saca sobre la mesa el tema que toca y debatimos. Siempre intervengo. A veces, mis intervenciones son más afortunadas que otras, pero en general siempre son bien recibidas y me ayuda a aclarar las ideas sobre las lecturas que he hecho a lo largo de la semana.

Ayer recibí los resultados del primer trabajo. Se trataba de un análisis sobre una canción del folklore popular de una región de china, un “lamento de novia”. Las mujeres de la china rural, al casarse, tenían que irse a vivir a casa de sus maridos con sus suegros. Normalmente eran de pueblos alejados (así se evitaba cualquier tipo de parentesco, algo que preocupaba mucho por aquel entonces) y, los medios de transporte eran bastante precarios, por lo tanto un matrimonio, para una mujer, suponía una “ruptura” con sus propios lazos familiares. A todo esto hay que añadir que, lo común, era que el matrimonio fuera decidido por una “casamentera” o por los propios padres, por lo tanto la pareja no se conocía hasta casi el día del gran evento. Por todo eso las mujeres cantaban una especie de canciones populares en las que se quejaban por tener que abandonar a sus padres para ir a vivir con un desconocido y los “probablemente crueles” padres de éste -especialmente la madre-.

Bien, al grano. La nota no fue todo lo buena que esperaba. No nos engañemos, es buena. Pero no es la nota por la que trabajé y con la que me gustaría “graduarme”. Esta nota me ha hecho darme cuenta de varias cosas. En primer lugar, que en este nuevo ámbito, mis conocimientos no son tan amplios como lo eran en el ámbito de mi antigua universidad. Mis competidores son muy competentes, ya que provienen de universidades donde los estudios sobre China realmente existen, y su formación es mucho más extensa. Así que, no voy tan “sobrada”, que a lo mejor, he de reconocer que ha sido un poco mi actitud en mi experiencia académica previa. De lo que no me enorgullezco.

De todos modos supongo que también es una llamada de atención. Lo que si sé es que me esforcé bastante en este trabajo e hice lo que pude. Realmente, si la nota no llegó al sobresaliente es porque no conseguí extraer algo que el profesor buscaba, no porque no hubiese trabajado. ¿Cómo se esto? Pues porque, afortunadamente, mi trabajo viene cargado de comentarios personalizados donde uno puede observar que el profesor se ha leído tu trabajo a conciencia. Además, los comentarios incluyen mi nombre, demostrando que el profesor sabía con quién estaba hablando y individualiza su críticas basándose en su persona.

Así que me he despertado esta mañana con un amargo sabor de boca, por no tener el 10 que tanto me suele satisfacer. Pero, también me he despertado satisfecha, porque del trabajo aprendí -que al final es de lo que se trata- , recibí una nota que considero “justa”, y me ha dado ese empujón para saber que estoy haciendo lo correcto y que quizá, la próxima vez, con más conocimientos y más experiencia en cuánto a lo que busca el profesor, me vaya mejor. 

2 pensamientos en “Feedback

  1. En un sistema educativo tan distinto al nuestro, tan exigente y llevando allí tan poquito tiempo, te estás adaptando muy rápido, lo estás haciendo muy bien. Sé que eres exigente contigo misma y quieres aprovechar la experiencia al máximo, así que estoy segura de que llegarán los resultados que buscas. Sigue así!

  2. Conociéndote , estoy segura de que evolucionaras hacia ese deseado 10, no obstante, no te preocupes si no llega, en el recorrido por conseguirlo habrás vivido, disfrutado y compartido grandes momentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s