Una de cal y otra de arena

Primera nevada del curso. Esto sí que no me lo esperaba. Y a pesar de la poca tolerancia que tengo al frío he de reconocer que la estampa es espectacular. Los niños haciendo muñecos de nieve, y los adolescentes peleas de bolas de nieve. Así, la decoración navideña que ha empezado a inundar todos los rincones ya no desentona tanto. Sin embargo, este temporal de nieve ha sido el colmo para las familias afectadas por Sandy. Muchas zonas de la ciudad todavía no tienen electricidad, ni calefacción… ya os podéis imaginar. Así que no me atrevo ni a quejarme.

Lo que no me pillo tanto por sorpresa fue el resultado de las elecciones. Aunque no por ello la victoria dejó de saber a gloria. Sinceramente, la inevitable comparación con las recientes elecciones de Galicia me hizo sentir que había emigrado al sitio adecuado.  La reelección de Obama (de los dos candidatos, el guapo) se vivió con bastante entusiasmo, y por lo general se respira un algo de esperanza política. De todos modos, no nos olvidemos que simplemente ha ganado la cara de presidente, la imagen de la casa blanca, porque la presencia republicana sigue siendo grande y van a seguir entorpeciendo avances democráticos.

Ante la repentina imagen positiva y esperanzadora de la sociedad americana, no tardé en recibir el tortazo. Obviamente las personas tendemos a generalizar. Cuando conocemos a un americano que confunde México con España, tachamos a todo el conjunto del país de ignorante. Y eso hacemos con muchos otros casos. Sin embargo, todo hay que decirlo, cuando el río suena, agua lleva. Y en algo se han tenido que inspirar películas como “American Pie” y otras tantas del estilo que propagan una imagen de Estados Unidos que ya está gravada en nuestro imaginario: una sociedad frívola, materialista, ignorante, violenta, … Es una imagen exagerada, errónea y no se puede aplicar a todos los casos ni generalizar. Para empezar este es un país tan grande que las diferencias entre estados pueden llegar a ser asombrosas. Pero es una realidad que, tristemente, existe. Permitidme que comparta una experiencia que he vivido esta mañana y que sirve para ilustrar lo que acabo de decir.

8.50 de la mañana. Clase de chino. La profesora todavía no ha llegado. Los alumnos van entrando en el aula a cuentagotas.

Alumna : ¡Chicos! ¡Tengo buenas noticias! ¡Al final no me expulsan de la universidad!

A “alumna” la han pillado a altas horas de madrugada en el campus de la universidad muy borracha. Era la segunda vez. No era capaz de entrar en su edificio. En ambas ocasiones terminó en el hospital. Una de ellas con un morado en un ojo por haberse caído por las escaleras. Ha recibido amenazas de ser expulsada si continúa con ese “comportamiento”

Alumna B: ¿Ya has tenido la reunión?

Alumna: No… pero el Sr. X me ha dicho que si me fueran a expulsar seguirían un procedimiento muy distinto.

Alumna B: Y ahora ¿qué? Vas a ir a desintoxicación

Alumna: Sí.. supongo que tendré que ir a algunas sesiones para que vean que me voy a “portar bien” hahaha

Alumna B: Pero… ¿acostumbrabas a beber así antes de venir a la universidad?

Alumna: No… antes no salía, pero ahora no paro. He investigado y siguiendo ciertas estadísticas de páginas web he comprobado que bebo más que la media…

Alumna B: Pero… no es bueno para tu salud.

Alumna: ¡Ya! Pero me lo paso bomba, además, siempre digo que no lo voy a volver a hacer pero… al cabo de un mes se me olvida, hahah (continúa risueña)

Alumna B: ¿Tus padreS? ¿Lo saben?

Alumna: Sí… se lo conté a mi madre. Al principio lloró, luego empezó a reirse. Hehehe. Pero me pidió que por favor no lo volviese a  hacer porque forma parte de un grupo de “madres de alumnos de la Ivy League” (Ivy League son las universidades de prestigio como Columbia, Harvard, Yale) y dice que si otra madre se entera manchará su reputación …

La conversación continuaba, pero es demasiado doloroso reproducirlo.

Cuando me encuentro con situaciones así me desconcierto y no lo entiendo. Realmente es bastante difícil entrar aquí, y poder disfrutar de las cosas que te aporta este sistema universitario. Por no mencionar cuestiones de alcoholismo, ¿cómo puedes frivolizar con la idea de ser expulsado?

Es lamentable que este tipo de escenas sean las que sirven para ilustrar esta sociedad, pero ciertamente existen.

Claro que apuesto a que no seria demasiado difícil encontrar un caso similar en nuestro entorno “natal” ¿verdad?

Ahí lo dejo.

 

 

2 pensamientos en “Una de cal y otra de arena

  1. Aquest comportament em semblaria normal a la UAB o en qualsevol universitat “pública” tal com l’entenem a quí (que vindria a ser un “qualsevol s’ho pot permetre”). Però no m’ho esperava de gent que va a universitats de gran prestigi com Columbia, on si no s’hi va becat la matrícula deu ser astronòmica. Veig que a tot arreu hi ha imbècils, fins i tot a Columbia^^. (entenc per imbècil no l’IQ de la persona sinó la seva mora li la seva ètica^^)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s