¿blanco o tinto?

Soy una persona bastante decidida. Aparentemente, uno podría pensar que es algo positivo, sin embargo, constituye uno de mis mayores defectos. Para mí, no hay medias tintas. O algo es muy negro, o muy blanco, no hay escala de grises. O algo me gusta mucho, o no lo soporto. O te odio que no te soporto o no puedo vivir sin ti. Qué película quiero ver, en qué lugar quedamos, qué ropa me pongo no suelen constituir ningún problema

La indiferencia no existe en mi vocabulario, ni el más o menos. Casi nada “me da igual”. Para algunas cosas está muy bien, de hecho, no soporto a esas personas a las que todo les es indiferente. Pero a veces el equilibrio es necesario. Y, a la vez, es imposible.

Con todo, hay algunas veces en las que dudo. Y es precisamente cuando dudo, cuando tengo que tomar una decisión, cuando todo se vuelve demasiado complicado. Supongo que es precisamente porque no estoy acostumbrada a la duda, que ante la duda de una elección, me tambaleo.

Muchas personas no son capaces de tomar una decisión por el miedo, por falta de coraje. Para mí, lo que más me cuesta es tener que “perder” las opciones por las que no eliges. Lo malo de tomar un camino, es que tienes que no tomar el otro, y tener que vivir con ¿y si el otro fuera mejor? es algo que no he aprendido todavía.

Pensaba que según me fuera haciendo mayor, se me haría más fácil, pero todo lo contrario. De pequeña escoger entre mikolapiz o patapalo, de adolescente entre salir con el pelo suelto o recogido, la universidad autónoma de barcelona o la universidad de granada, chino o ruso, seguir o romper, la habitación espaciosa y cara o el zulo barato, intentar cambiarlos o quererles como son, columbia o stanford.

Las decisiones son algo de lo que no podemos prescindir. No puedes eliminarlas, y tampoco estoy dispuesta a dejarlas en manos del azar.

Además, es casi imposible saber con certeza si la elección que has tomado a sido correcta o incorrecta, ya que nunca sabes qué habría pasado de otra manera.

Aún así, hay veces que uno sabe que se ha equivocado. Llega un día en el que te das cuenta que era el Robot Emilio lo que querías pedirle a los reyes, pero pediste la Barbie Veterinaria porque sabías que a tus amigas les iba a dar más envidia.

A todos nos pasa, y el plato que pidió el comensal de la mesa de al lado tiene mucho mejor pinta del que hemos pedido nosotros.

Y ahora te arrepientes de habérselo dicho, o de haberle mandado ese mensaje. Al final, la chaqueta a la que le has dado mil vueltas por si tenía defectos tiene un descosido. Y, en el atajo que has cogido hay tráfico.

No pasa nada, lo asumimos, nos resignamos, suspiramos y subimos el volumen de la radio.

Yo no puedo. ¿Cómo aprendes a reconocer que te has equivocado, a asumirlo? Y, ¿cómo te perdonas?

 

 

 

4 pensamientos en “¿blanco o tinto?

  1. Encuentro interesantísima la reflexión sobre la decisión, eso que dices que supone una renuncia por fuerza. Parece evidente, pero quizás no caemos en ello a menudo…

  2. I quan encadenes unes quantes decisions d’encert dubtós és un festival! Jo quan veig que l’he cagat ploro i estic tot el dia de mala llet, i l’endemà com nova^^. A vegades em consolo pensant que si hagués escollit l’altra opció potser hauria sigut pitjor. Les decisions en què les 2 opcions pesen per igual són fotudes, 50/50. A part hi ha les que una opció la descartes per mandra i després et maleeixes per gandula (e.g. llevar-se d’hora per fer feina o dormir una estona més…no ho he aconseguit mai!).

  3. puedo entender lo que sientes pero realmente siempre tenemos que tomar decisiones, grandes o pequeñas en todo momento, y creo que debes seguir tu instinto. Algunas veces te guiará en la dirección correcta y algunas veces te hará retroceder, pero tomar decisiones al final es avanzar hacia un camino, y un destino, el tuyo en este caso. y solo se trata de las consecuencias de estas decisiones. En caso de que te resulte una mala decisión, creo que debes aprender a ver tb lo positivo de ello, aprender las lecciones ya que en general se crece mucho y se aprende de los errores y finalmente ayuda a forjar tu persona. Arriba el ánimo que mañana otro día será.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s