el arte de hacer chuletas

El otro día recibí un simpático mensaje de texto que rezaba así: “qué bonito el blog mientras duró”. Lo cierto es que lamento deciros que mi ausencia no avecina ni de lejos un abandono de este proyecto. Qué va…  Es más tengo una lista en Evernote de entradas pendientes, estaré de vuelta pronto. El día das letras galegas (en el que de alguna manera contribuyo con la traducción al chino de un poema) cierra este periodo de exámenes y volveré con una reestructuración del blog, que seguirá una línea muy de moda en el mundo virtual, al que cada día de la semana le corresponde una temática ( como el fashionable mondays). Cómo toda publicación de actualidad que se precie, tendremos una sección económica, en la que podréis vislumbrar cómo los estudiantes de Columbia nos las arreglamos para dejar en pelotas nuestras tarjetas de débito -y todo esto lo digo mientras mi compañera de piso hace entrada en nuestro modesto apartamento con una bolsa de Chanel más grande que la puerta- ; otra sección a estrenar en el blog será la de pasatiempos, haciendo honor al “encuentra las diferencias” que era mi sección favorita de la máquina esa que había en los bares. Además, si la censura china me lo permite, me tendréis unos meses de corresponsal en Beijing.De esta forma este blog se volverá un reflejo de una batalla cultural entre un triángulo de titanes: Tui – NY- Beijing. ¿Equilibrado, verdad?

Bien, más información en otro momento.

Los acontecimientos más importantes en la vida de uno siempre ocurren durante un periodo extramadamente inoportuno. Es decir, ahora mismo que debería dedicarme en cuerpo y alma al estudio en la recta final me han surgido miles de cosas, he redescubierto pasiones ocultas, me he cambiado de línea de investigación… parece que los planetas se han alineado, una confabulación cósmica para mantener mi mente lo más alejada posible de lo que ahora más me concierne.

Hablando de evaluaciones, notas y periodo de exámenes os he de contar el último escándalo mayor de Columbia. Todavía sin dilucidar y resolver por completo. Literatura Universal. Un profesor entregó el último día de clase una hoja con unos textos para reconocer. Era la clase de repaso para el examen. Resulta que los textos que salieron en el examen estaban en las páginas próximas  alos textos de la hoja de repaso. Vamos una bobada, pero la que se ha liado. Vamos que al pobre hombre creo que lo van a despedir. Con todo esto sólo quiero decir, que de donde yo vengo, si esto ocurre, lo peor que le puede pasar al profesor es ganarse un montón de fans, es decir, los alumnos estarían agradecidos. Lo más sorprendente es que fue una alumna de la clase que escribió al director diciendo que le parecía que el profesor los estaba beneficiando injustamente. …

Al final todo esto de la honestidad académica adquiere unos límites absurdos. Y no me mal entendáis, respeto mucho la integridad moral de los alumnos, que a nadie se le ocurre levantar la cabeza, ni hacer un amago de preguntarle a tu compañero de clase que entró en el examen que él hizo el día anterior. El copy paste aquí no tiene ni concepto, y algo que se le parezca supone un verdadero delito. Bien, pero este último acontecimiento no es ni siquiera un asunto de integridad moral. Los alumnos habían trabajado  como 10 obras literarias. En el examen entraban fragmentos de esas diez obras literarias que tenían que identificar. Entraban todas. El profesor el día de repaso puso fragmentos que estaban cerca en páginas a los textos del examen ¿Dónde está el delito? En todo caso, la queja de la alumna me parece de lo más absurda. Si de verdad tienes interés te lo estudias y punto, el profesor en ningún momento insinuó que iba a ser suficiente con repasar esa hoja. Supongo que ahora entenderéis por qué a menudo sueño que me acusan de plagio.A veces temo que lo que se me ocurre ya lo haya dicho alguien antes, que es muy probable. Así, he desarrollado una técnica de investigación de lo más poco convencional.

Lo lógico es que el alumno ponga en google, por ejemplo, “la infidelidad en las obras literarias del siglo XVII”, con los resultados que obtiene intenta escribir algo mas o menos que vaya por esa linea. Pues bien, mi técnica es, tras hacer la misma búsqueda, escribir lo más alejado posible. Lo más probable es que no tenga sentido, pero por lo menos no es delito.

 

adriana

 

 

Un pensamiento en “el arte de hacer chuletas

  1. Que trist això de columbia…em recorda a les denúncies durant la construcció de la nova China, on podies acusar al veí de ser anticomunista. O sense anar més lluny, després de la guerra civil podies acusar al veí de ser un rojo separatista. I els/molts nord-americans odien els talibans per ser uns assassins extremistes, però tampoc hi veig gaire diferència en actitud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s