Ideas descabelladas

Me quedan apenas dos días para volver a Nueva York, y no se me ocurre una idea mejor que hacer recuento de todos los motivos por los que quiero volver. No a Nueva York, sino a “aquí” y entended por aquí lo que queráis.

1. Aquí siento que tengo algo que aportar, que mis conocimientos, o lo que sea que he aprendido aún puede servir de algo. Sin embargo, allí nunca estoy a la altura, lo que yo sé ya se sabía.

2. Aquí mi competencia es menor. Allí, debajo de cada piedra hay miles de personas mejores que yo.

3. Aquí soy yo, puedo hablar mi idioma, jugar con el, utilizar el sarcasmo, los mil y un significados y las intertextualidades. Allí soy torpe y patosa con el lenguaje. Digo sólo lo que sé y puedo decir. No tengo margen para connotaciones, ni implicaciones, ni segundos sentidos, ni leer entre líneas.

4. Porque aquí, para mal y para bien, el trabajo es solo una parte de tu vida, no lo es todo. Allí más te vale que tu trabajo sea tu prioridad, y sí, hay oportunidades para todos, siempre y cuando tengas claro que van a pedir que abandones todo lo que te importa y pongas por encima siempre tu puesto de trabajo.

5.Porque quiero mantener los lazos con mi familia, y porque quiero tener la mía propia. Porque aquí, las relaciones humanas son lo prioritario, o al menos en el entorno en el que vivo. Allí, las relaciones humanas se consideran que están “sobrevaloradas”.

6. Porque no soporto la diferencia horaria. Querer llamar. Y querer llamar ahora. Y tener que esperar 8 horas. No puedo.

7. Porque aquí hay tanta corrupción que creo que podría conseguir ese puesto de trabajo que deseo pero para cuyas funciones quizá no haya tenido que pasar por toda la burocracia necesaria. Aquí no importa, o no veis todos los concejales que no han acabado la ESO. Allí todo tiene que ser legal.

8. Porque el ocio es todavía algo a lo que la gente aspira, espera con ansia, no algo que desprecia.

9. Porque quiero estar cerca de mis amigos.

10. Porque quiero verla crecer.

11. Porque quiero estar cuando lo necesiten.

12. Porque quiero poderme pagar un café cada día. Porque quiero poder tocar, abrazar, besar a las personas; porque yo no tengo alergia al contacto físico.

Y muchas cosas más. Y luego me doy cuenta de que quizá me equivoque, y quizá lo estoy idealizando. Y que a lo mejor no quiero ver todos los defectos de lo que ahora me rodea. Que la gente es una incompetente en cualquier tipo de trabajo. Es incompetente el camarero, pero también el médico, o el diplomático de turno. Es incompetente el presidente. Allí se valora la profesionalidad, y todo el mundo desempeña su labor con interés, se valora el tener un puesto de trabajo, se respeta al empleado. No existen allí las malas caras, no hay palabra para el “malencarado”. La educación es allí algo que no escasea, cuando aquí todo son lagunas. “Si no está a la vista es que no tenemos”, ” No sé”, “Mírelo usted en internet” son frases que se intercambian aquí a diario con las ausencias para el café, o las llamadas telefónicas personales detrás de los mostradores, mientras que allí siempre acaban con “¿que más puedo hacer por usted?” o “déjelo todo en mis manos que yo se lo soluciono”.

Y, aún así, espero encontrar la excusa perfecta para venir con la cabeza bien alta y decir, “vuelvo porque quiero”, no es que me haya ido mal, si no porque te echo de menos. Si es que necesito una excusa para eso.

Un pensamiento en “Ideas descabelladas

  1. No em puc imaginar com deu ser que t’atenguin amablement i et preguntin “què més poden fer per tu” (deixant de banda les dependentes del Sephora, que t’assetgen i t’obliguen a comprar, i si dius que “estaves mirant” sembles una lladregota). Quan vinguis i quedem espero poder passar moltes hores juntes (dinar les 3 i passar la tarda, enllaçar-ho amb un berenar i si cal un sopar) i ensopegar situacions que et facin dir el nom del porc i replantejar-te la teva resolució, jeje.

    El que comentes de “poder ser tu mateixa i jugar amb el llenguatge” ho entenc. Quantes vegades en anglès les meves frases són pobres i sense gràcia, en canvi algú nadiu amb dos paraules ben trobades ja transmet molt més. El que a mi em “molesta” d’estar a l’estranger és que em trobo desubicada i no descanso. Vull dir que estic en alerta constant i no hi ha moments de relax total. I això esgota. M’agrada pensar “ara torno a casa” (encara que CASA sigui un piso patera, però allà em relaxo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s