El cartero no llama ni una, ni dos veces. Tiene su propia llave

office

El otro día un amigo me decía que de no realizar el trabajo intelectual para el cual La Caixa le está preparando,  le gustaría ser cartero “llevar ilusión y decepción a las puertas”, mi primera reacción fue suspirar a modo de reprobación. Y con el gesto que caracteriza al que ha vivido mucho, le respondí en un mensaje “hoy en día nadie envía correo postal”. Obviamente me corrigió “te equivocas” y poco tardé en darme cuenta de que mi respuesta había sido apresurada y también bastante poco acertada.

Es probable que Internet haya reducido el envío de cartas propiamente dichas, es decir, textos escritos por uno mismo narrando cosas personales. No cabe duda que el email acaba resultando más seguro, más discreto y más rápido. Pero de momento uno no puede adjuntar bienes materiales y palpables, y en ese sentido correos y los servicios de mensajería siguen más vivos que nunca. Incluso más, ya que yo creo que cuánto más nos digitalizamos, más materialistas nos hacemos, por muy parajódico o paradójico que pueda parecer.

Al empezar la universidad en la Autónoma de Barcelona, al principio, nos juntamos entre extranjeros. Y no, si me lee telemadrid o uno de sus subscriptores, informo de que no se trataba de ningún tipo de discriminación por no ser catalana. Más bien fue un proceso natural. La vila universitaria albergaba más estudiantes de otras comunidades autónomas, y además, mientras los fines de semana los catalanes solían regresar a sus casas, los que no, no nos quedaba más remedio que ir al Alcampo a hacer la compra. Al final, a fuerza de compartir viajes de ferrocarril con maletas vacías para volver cargados por el camino de cabras de Bellaterra con productos Auchan hace que uno genere vínculos…

 

buzon

Un buzón en NY

En fin, el caso es que entre los de fuera no tardó en correr la voz de que MRW tenía una oferta para todos aquellos estudiantes universitarios que estudiaran fuera de sus comunidades autónomas. Te enviaban un paquete mensual (de familiar directo) de 5 kg gratis. ¿Rumor? ¿Leyenda urbana? No. Ciertísimo. Os preguntaréis qué gana MRW… lo cierto es que en mi caso, bastante, porque unas cuantas veces al año mis padres se pasaban de los 5 kg, y a partir del 5 kg tienes que pagar. ¿Alguna desventaja comparada al servicio ordinario de MRW? Que tenías que ir a buscarlo a la oficina.

Este descubrimiento cambió la vida de cualquier expat. Además, con los años, fuimos aprendiendo la logística de MRW y el contenido de los paquetes comenzó a variar en gran medida, acabando por sacarle el mejor provecho. El primer año fue entrenamiento, recibí pocos paquetes y de cosas más bien insulsas, algo que necesitaba de casa… etc.

La cosa mejoró cuando a partir del segundo año empecé a compartir piso con amigas. Entonces, recuerdo que la llegada de un paquete para cualquiera de nosotras era un verdadero evento. Todas los recibíamos con gran expectación. ¿A ver qué te mandan? Me acuerdo de que Carmen recibía prendas de ropa que en algún momento había decidido no traer, pero que luego se había arrepentido. Los paquetes de Ana parecían cestas de navidad, cargados de productos que yo hasta desconocía que existían. Galletas digestive de frutos del bosque con yogur? Y los de Cris ¡productos de la huerta! ¡hasta paella! Los paquetes de cada una servían de inspiración a nuestros padres ¿se puede enviar eso? ¡No se me había ocurrido! Al final, mis padres acabaron por mandarme en el paquete mensual pescado, marisco, huevos de las gallinas de mi abuela y grelos, una verdura que escasea fuera de Galicia. Por supuesto, tus padres aprovechaban para enviarte algo que saben que tú no te vas a comprar, aunque también lo vendan en el súper de debajo de tu casa. Muchas cenas consistían en leche o bikinis, así que de vez en cuando metían en el paquete una lata de sardinillas. Cuídate, te decían, sin palabras.

El otro día alguien me escribía en facebook, en respuesta a una lamentación por haberme estado perdiendo mi festividad favorita “si pudiese enviarte por correo un poco de carnaval, lo haría”. Vivo en un edificio dónde sólo viven estudiantes de posgrado de mi universidad, y una gran mayoría son internacionales. Lo cierto es que correos nos visita cada día, incluso los domingos. Ver paquetes en las puertas vecinas es más que habitual, sí es cierto que muchos son de Amazon, pero muchos vienen con la dirección escrita a mano.

 

cartas

¿Que contienen? ¿Qué reciben los estudiantes internacionales de sus países? La cosa cambia cuándo uno envía un paquete transatlántico, o internacional que también es caro. Los costes no permiten que te envíen “un capricho” o “algo porque sí” y normalmente un paquete no se envía a menos que sea por necesidad. Ahora bien, una vez que tenemos que enviar un paquete, ¿por qué no añadir algo más?

buzones

Típicos buzones de un apartamento en NY

Por ejemplo, los estudiantes reciben paquetes con frecuencia cuando necesitan algo de casa que no pueden encontrar aquí. Lo más habitual es recibir algún medicamento, ya que no es del todo recomendable arriesgarse a “probar” algo para el dolor de cabeza que desconozcas. Un documento importante, como el título.

camion

Tanto mi familia como yo somos muy de transmitir el amor por correo convencional. De hecho, creo que soy una cara bastante frecuente en la oficina de correos de aquí al lado. Postales de felicitación, pero lo que más, paquetes sorpresa. No te voy a engañar, lo nuestro es casi siempre puro capricho, nada de necesidad. Pero el regalo que se recibe por sorpresa en el correo vale mucho más (económicamente pero también emocionalmente) que el que se entrega un día esperado (tu cumpleaños) a la hora esperada (después de las velas) en medio de muchos otros.

cartero

Cartero repartiendo

Acabo de recibir uno de Galicia, y desde que vivo aquí ya he recibido unos cuantos. Os sorprendería ver lo que hay dentro de mis paquetes…. casi siempre alguna prenda de ropa. Mi madre tiene un talento extraordinario para las compras (gusto y tallas) y cómo bien sabe que no suelo ir de compras, y que además la moda americana no es santo de mi devoción, siempre me envía cosas. Cosas que al final casi me da pena ponérmelas para ir a la biblioteca, por eso esta última vez me manda algo para ir a Pilates (sí, después del ridículo ocasionado por el modelito de los 70…), mis lentillas, algún medicamento o crema, ¡café!, y siempre se las arregla para meterme algo que no le he pedido. En Nueva York uno puede encontrar casi de todo, pero hay ciertas cosas que no. Espárragos blancos en lata, de esos de Navarra. Cola Cao (sobres individuales). Zamburiñas, mejillones, latas de conservas gallegas. Galletas María, de las de verdad.

cartero2

Me corroe la curiosidad y me pregunto qué viene en los paquetes del vecino Alemán, de aquel de Noruega, de la chica de Ghana. Me imagino lo que puede venir en la de la comunidad italiana, y en los paquetes de la comunidad china también lo sé -lo he visto- (tuppers, medicinas chinas, ingredientes poco convencionales, libros) electrodomésticos…

rapartir

Cuándo envío cosas de USA suelen ser juguetes para niños, libros de colorear, y cosas originales. Alguna vez algún que otro cosmético, o alguna chocolatina. Hace nada envié algo a Finlandia y a Japón, a ver cómo se recibe.

¿Qué viene en vuestros paquetes?

5 pensamientos en “El cartero no llama ni una, ni dos veces. Tiene su propia llave

  1. Jo no envio paquest, però ara m’he aficionat a fer comandes a iherb, 5 en el que portem d’any. No sé si és només a Cerdanyola, però el carter truca per deixar-te l’avís, no el paquet! Una d’aquestes vegades ho vaig descobrir: va trucar quan jo estava a casa, va pujar fins al pis i va dir-me “miraaa, que és que le paquet no em cabia al carretó i et deixo l’avís”. Mentida! No carrega mai el paquet, es queda sempre a l’oficina fins que jo el vaig a buscar. Ell només porta cartes i avisos!

    M’han explicat (i he vist) meravelles dels serveis de missatgeria a la Xina: pots escollir a quina franja horària t’entreguen el paquet i és d’una rapidesa extraordinària (ho compres avui i l’endemà ho reps). I per descomptat el preu és baixíssim.

    No sé com està el temps a NY, aquí ja fa molt bon temps, demà crec que em posaré màniga curta. Tot això t’ho dic perquè estem entrant en una època en què la sang s’altera molt fàcilment, fin i tot només llegint títols de post.

  2. Me he pasado al lado consumista y solo recibo paquetes de Verbaudet!! supongo que en esta etapa es lo que me toca recibir!!! en breve tendré que deshacerme de todas estas prenditas y reenviarlas a quien tenga talla apropiada.
    como los abrazos no se pueden empaquetar te enviamos uno virtual!!
    <>

  3. A mí también me gustaría ser cartera!

    En China las empresas de mensajería se están forrando con el comercio online. Los chinos son adictos a una página estilo ebay (www.taobao.com) donde puedes comprar cualquier cosa que se te ocurra y también puedes abrir tu propia tienda y vender lo que te apetezca.

    Hace mucho que no recibo ningún paquete de España, la verdad. Tampoco necesito nada, aquí hay casi de todo (hay galletas María de la marca Gullón!! Y cola cao tiene una fábrica en el norte de China!!).

  4. Mandar un paquete al otro lado del Atlántico ha perdido la épica que tenía a principios del siglo pasado, ahora lo extraño es no recibir continuamente recordatorios de que el mundo es enorme (a la vez que cada vez más pequeño).
    Pero también se agradece que en estos tiempos de exilio forzoso generalizado nos lleguen paquetitos que nos hagan la vida más fácil, un poco como esos paquetes que nuestros padres mientras hacían la mili.

    Para envíos por españa uso un truco, voy a las estaciones de autobús y le endose mi paquete a un desconocido y le enseño una foto de la persona que lo recogerá en la estación de destino. Hasta ahora nunca me ha fallado y la verdad es que vale la pena aunque solo sea por la emoción de darle a un desconocido un encargo como ese.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s