Toda una mujer

Una señora, adivino que madre primeriza, decide, en consenso con su marido, que ya es hora de sacarle el pañal a la niña. Se enteró por otras madres en la guardería que, en ese ámbito, su muñeca iba un poco “atrasada”. Así que hoy, justamente hoy, después de comer le explican a la pequeña que a partir de ahora no puede hacerse pis encima, que tiene que pedir para ir al baño. Ya entiende. Antes de vestirla, su papá la sienta en el orinal. “Haz pis.””No tengo ganas.” Abre el grifo, pero sigue sin salir. “¿Segura?” “Sí.” Mamá se va a trabajar, orgullosa. Qué mayor. Papá la acaba de vestir para ir a la biblioteca y  devolver algunos cuentos y elegir un par más. Esta vez de la otra estantería, nada de la sección de pre-lectores. Ya es todo una mujer. ” Bueno, entonces ¿cuál, cariño? ¿”Matilda”? ¿”La vampiresa gafotas”? ¿O prefieres “Camilo José Cela para niños”?. “Agua”. “Nena, no, los de peces los leímos ya hace un par de semanas. “No, agua aquí.”Sólo entonces comprendió la metáfora de su hija que nadaba en un charco de orina sobre la moqueta de la sala infantil.

Un pensamiento en “Toda una mujer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s